Cama de Inversión en el Corredor (Tracción Lumbar)

Todos los seres humanos sin excepción, en algún momento de su vida hemos o experimentaremos algún tipo de dolor en la columna vertebral debido a muchas causas.

El ritmo de vida actual tiene dos facetas, por un lado todo se mueve a una velocidad vertiginosa y por el otro lado al mismo tiempo cada vez se pasa más tiempo sentado tras un escritorio o una computadora.

Y que decir de los corredores que en cada paso que se da la columna absorbe el peso del cuerpo en dos a tres veces su peso total, provocando gran cantidad de lesiones en la columna lumbar.

Para muchas personas el dolor de espalda y columna se vuelve un martirio en su vida, dependiendo del tipo de lesión que tenga el afectado, ya que podemos a groso modo dividir las lesiones de columna en dos tipos;

1.-Simples;

Son aquellas que el componente es solamente muscular, sin afectación de estructuras óseas ni nerviosas de manera permanente, esta es la lesión más recurrente y casi siempre tiene su origen en las malas posturas.

2.-Estructuradas;

Son las lesiones en las cuales ya hay un componente de deformidad, desplazamiento, compresión de huesos, nervios, músculos, etc. Es una lesión más agresiva y que puede llegar a ser desde temporal hasta permanente, y la cual se trata desde procedimientos simples hasta llegar a requerir cirugía.

Un dolor de espalda puede llegar a ser una de  las experiencias más desagradables que puede vivir un ser humano.

Actualmente a diferencia de otras épocas en que la única opción de tratamiento eran procedimientos quirúrgicos existen una infinidad de opciones terapéuticas que pudieran evitar una cirugía de columna.

En esta ocasión vamos a hablar de las mesas de inversión o de tracción;

La tracción lumbar es una de las formas más eficaces de ayudar a la separación de los espacios articulares promoviendo la descompresión de los nervios, principalmente del nervio ciático.

Anteriormente solamente se podía acceder a una tracción lumbar mediante la asistencia a un centro de rehabilitación, en las cuales el paciente acostado boca arriba se colocaba con las piernas en flexión sobre un banco y la mesa se jalaba y retraía de manera continua o alternativa.

Esta es una opción realmente buena, el único inconveniente es que solamente en centros de rehabilitación se podía tener acceso a ella.

 

Desde hace unos años a la fecha se invento la tabla de inversión donde el paciente se acostaba y la cama en un diseño ágil y fácil de manipular permitía que el cuerpo del paciente se fuera volteando hasta quedar en algunos casos en posición horizontal.

EFECTOS DE LA TRACCIÓN  POR INVERSIÓN

A 25° de inversión se rompen las contracturas de los músculos paravertebrales por el efecto del estiramiento.

A 60° ya es evidente la separación de los espacios vertebrales sobre todo en la zona donde sale el nervio (Agujero de conjunción).

A 90° la separación es total y se  permite que el disco intervertebral se descomprima de manera progresiva.

CONTRAINDICACIONES

Presión arterial alta

Post cirugías

Embarazos

Osteoporosis

Heridas abiertas en pies y tobillos

Neuropatías diabéticas

 

TIEMPO E INCLINACIÓN

Dependerá de varios factores al inicio habrá que ir adaptando y acostumbrando al cuerpo a estar en esa posición, cada organismo reacciona de diferente manera.

De inicio recomiendo unos 40° de inclinación y unos dos a tres minutos de tiempo, si no hay mareo u algún tipo de reacción le podemos ir aumentado la inclinación hasta llegar a la posición vertical, y en cuanto al tiempo no se recomienda más de 8 a 10 minutos.

Si se desea estar más tiempo entonces se recomienda dos sesiones en el día.

 

CONCLUSIÓN

La cama de inversión o tracción es una muy buena opción terapéutica para aquellas personas que tienen problemas en la columna vertebral principalmente en los segmentos dorsales y lumbares.

El precio de este producto varía de acuerdo a las marcas y actualmente ya se puede comprar en México en las cadenas de equipo deportivo.

De preferencia antes de iniciar con un programa de uso de la tracción lumbar hay que acudir con el ortopedista o el fisioterapeuta para que sean ellos los que autoricen y determinen el tiempo y la inclinación adecuada e acuerdo a cada padecimiento.

Miriam Beatriz González Morales
Acerca del autor:
  • Licenciada en mercadotecnia por el TEC  de Monterrey.
  • Co-fundadora de la Sociedad Mexicana de Estudios Avanzados en Fisioterapia s.c.
  • Coordinadora del comité organizador de III congreso de prevención de lesiones en el corredor 2008.
  • Información y Consultas: 04455-1225-1518

 

Fuente http://www.revista-goandrun.com

 

 

 



 
 

Archivo Blog Aventura

 
Estadísticas